a Li Chien

En los primeros tiempos
para encauzar el curso de mi vida,
directamente acudí
a Chuang Tzu, capitulo primero.

Pero en los últimos años
el espíritu es mi preocupación;
me convertí al Cha'an
de la Escuela del Sur.

Exteriormente, acepto
el mundo tal como es;
íntimamente, supero las limitaciones
que imponen los sentidos.

Afuera, no siento aversión
ni por la aldea ni por la Corte;
en mi casa, no necesito
la compañía de nadie.

Desde que aprendí este arte,
adondequiera que vaya
mi mente está en sosiego
y no necesito de inflexiones y estiramientos
para el bienestar de mis miembros;
ni de ríos ni de lagos
para calmar mis pensamientos.

Si tengo propensión al vino,
algunas veces bebo;
si no tengo nada que hacer
me siento reposadamente,
silencioso y tranquilo
hasta muy tarde
y al siguiente día, duermo profundamente
hasta que el sol está muy alto.

No me causan nostalgia, en otoño,
las noches largas;
no me lamento en primavera
por los días que pasan.

Enseñé a mi cuerpo a olvidar
si es joven o viejo,
y a mi alma, que aprecie igual
la vida que la muerte.

En la conversación que sostuvimos
ayer, cuando te vi,
diste a mis pensamientos
lo que llaman «corazón y médula»

Porque también mi Camino es
como lo «inexpresable»
y a no ser por ti, jamás
lo hubiese explicado con palabras. (Bai Juyi)

3 comentarios:

Gio said...

que envidia!! je je je... que precioso estado...

mis saludos!!

manul14 said...

genial blog que acabo de conocer.
Inspirador y fuente de armonía epicúrea repulsiva del hedonismo vil y amante tranquila que no pasiva.

felicidades por el blog. Me encanta.
Puedes leer el mío en:
http://la-botera.blog.com/

Mircea said...

Interesting to know.

Post a Comment